Sueño con una escuela sin mochilas…


… y es que me duele ver a mi hija y sus compañeros cargando hasta el instituto con sus típicos mochilones llenos de libros, libretas y todo lo que les pueda hacer falta en su jornada escolar.

De nada sirve haber alquilado una taquilla en su centro (las series y películas americanas han hecho mucho daño), la mochila sigue pareciendo la de un mochilero dispuesto a dar la vuelta al mundo o la de un alpinista que pretende alcanzar la más alta de las cumbres… una auténtica barbaridad.

¿Y qué tiene que ver todo esto con la tecnología, amigo Informático de Guardia?… pues algo tendrá 😉

Y es que sigo dándole vueltas a encontrar el bolígrafo digital definitivo que ayude a evitar tener que andar escaneando los documentos que “a mano alzada” vamos generando en el día a día (y que conste que estoy muy contento con la opción de digitalizar documentos con Google Drive).

De momento, tras sondear el mercado e incluso plantearme (tremenda herejía por mi parte) comprar un iPad Pro con su correspondiente lápiz, he optado por comprar la tablet que considero más acorde a lo que busco y a un precio más razonable.

En el mundo Android, la elegida ha sido la Samsung P-580 que sin llegar a la Samsung Galaxy TabPro o la S3 del fabricante coreano ofrece por un precio más que interesante el afamado SPen (tranquilos, más pronto que tarde terminaré cambiando el lapicito por uno de Wacom pero siempre es un “punto” tener el puntero alojado en la misma tablet para cuando se me quede el otro atrás y/o tomar una anotación rápida)

la samsung tab a6 p-580 con spen

Volviendo a las mochilas…

Como se me parte el alma ver a mi hija “arrastrando” su mochila (por mas que intentamos dejar cosas en la taquilla, reducir kilos de papel de su espalda en libretas y/o libros, alternar libros con el compañero de banca o fotocopiar el tema que le toque en ese momento si la editorial no ofrece “libros por fascículos”) con una cantidad de kilos muy superior al recomendado para su peso no dejo de darle vueltas a la cabeza buscando posibles alternativas y, precisamente aquí, es donde entra la tablet y otro “sueño” (porque no creo que finalmente se pueda hacer realidad en su contexto educativo y nuestra sociedad real actual)

bolso para tablet ergonómico

¿Y si para ir al cole sólo tuviese que llevar una pequeña “bandolerita” con su tablet y algún que otro bolígrafo por si no le quedase mas remedio que firmar en algún papel?

  • Los libros y apuntes (si no los tuviese en formato digital) siempre los podría escanear y/o fotografiar conforme los fuese necesitando (no es plan de tener que cargarse todos los libros enteros el primer día del curso). El tema del copyright me lo voy a saltar de forma consciente pues mi libro ha sido pagado si no por mí por el cheque libro de la Junta de Andalucía así que o me ofrecen una versión digital (lo cual agradecería) o que me dejen “trabajar en paz”. No estoy hablando de descargarlo ilegalmente de ningún sitio, sólo de no cargarlo (lo dejaré dormir tranquilamente en su estantería correspondiente y habré satisfecho convenientemente su precio estipulado). Mucho más interesante sería la elaboración de materiales propios por el departamento, los propios alumnos (p.e. usando Google Drive de forma colaborativa como trabajo de investigación y de paso fomentamos y potenciamos unas cuantas competencias de las que destacaría la lingüística al ofrecer un medio de practicar la expresión escrita, la ortografía y la gramática puntos en los que cada día observo más problemas con tanto rellenar huecos en ejercicios y/o exámenes o unir con flechas)
  • Las libretas hay muy buenas aplicaciones (todavía estoy buscando la que se ajusta a lo que le ando pidiendo pero, yo soy bastante “puntilloso” con mis herramientas, no “cuento”) para hacer ejercicios de clase y tomar apuntes cualquiera podría servir más que de sobra y serían “libretas enriquecidas” en las que poder insertar cualquier diagrama, captura de pantalla o imagen de internet que ilustren, amplíen y mejoren las anotaciones o trabajos que estén realizando. La posibilidad de exportar a PDF y compartirlo con el profesorado se me antoja espectacular no teniendo este que pedir cuadernos (y cargarlos hasta la sala de profesores, el departamento, el portamaletas de su coche o cualquier “cubil” donde considere que está más cómodo para realizar la corrección) libretas digitales ilimitadas y útiles

A priori se me ocurren algunas pegas a esta “propuesta” y, entre ellas, se encuentran:

  • Profesores que consideren la tablet un juguete y no permitan que se use en sus asignaturas (se acabó la “bandolera” al hombro porque habrá que echar los libros y libretas de su asignatura junto con el estuche de los lápices y rotuladores y, para eso, vamos a necesitar otra vez la mochila). Cuestión de observar quién trabaja y es responsable con el dispositivo y quién se dedica a perder el tiempo matando marcianitos. Soluciones y medidas intermedias se me ocurren múltiples pero ¿querremos tomarnos la molestia de hacer esas comprobaciones?
  • Quien alegue que es importante escribir pues fomenta la memoria y la motricidad fina junto con la imaginación y la creatividad. No hay problema: es una tablet con “lápiz electrónico” por lo que seguirá garabateando y “forjando su personalidad” junto con su caligrafía. Además, estamos hablando de alumnos de Secundaria, a mi hija más pequeña no me planteo ofrecerle esta alternativa, entre otras cosas, porque lleva mochila con ruedas 😏
  • Quien quiera los trabajos en papel independientemente del espíritu ecologista de cada uno, entiendo que, en ocasiones, es más cómodo tener el trabajo por escrito para realizar anotaciones (con la tablet y en pdf, es igual de sencillo hacerlo… yo estoy encantado). Este “inconveniente” se resuelve fácilmente sacando una copia del trabajo (y/o los ejercicios de clase) por la impresora.
  • El posible robo de la tablet y/o rotura podría resolverse llevando la bandolera siempre encima (en gimnasia lo tendría complicado) o, en su caso particular, haciendo uso de la taquilla si no quiere ir cargando con ella. Otra cosa es lo fiable (o no) que sean los candados de las taquillas 😅, siempre se puede tirar de un seguro específico y/o el del centro 😏 (ahora es, cuando el director y/o el secretario, se niegan a que la alumna lleve la tablet al aula 😂)

Conclusión

Pequeña reflexión sobre una posible alternativa a los “mochilones” que los alumnos llevan cada día al colegio que espero (más pronto que tarde por la salud de su espalda) pase de ser un proyecto y/o sueño a una realidad.

Y tú…

  • ¿Te preocupa el peso de las mochilas que nuestros hijos llevan a clase?
  • ¿Crees viable la posibilidad de sustituirlos por una tablet con “puntero”?
  • ¿Qué problemas le ves a esta idea?
  • ¿Cómo mejorarías la propuesta?

8 comentarios en “Sueño con una escuela sin mochilas…

  1. Mi hija también ejerce el oficio de trapero todos los días: llega a clase con su mercancía y a cambio recibe otra de la misma especie e idéntico valor. Llega a casa, vuelca el producto sobre la mesa, escarba un poco y separa el material para su transformación (¿reciclado?).

    Dudo que se imponga el uso de tablets salvo que se usen solo como e-books con función de escritura. Quizá con una función de réplica para que no fuera necesario trasladar el aparato. Pero una tablet con todas sus funciones abiertas no me parece buena idea.

    Me gusta

  2. Yo cuando iba a la universidad, llevaba una carpeta con varios folios en blanco y como mucho los apuntes del tema que se están dando. Si tenía pereza lleva unos cuando folios de más, porque no quitaba los apuntes del semestre.

    Claro que todo se daba por apuntes y en principio no era necesario llevar pesados libros.

    Básicamente se necesita una buena predisposición por parte del profesorado y que los chavales ayuden un poco, pero las clases se deben enfocar de otra manera, sin la necesidad de que el alumno necesite el libro para consulta en clase.

    Me gusta

    1. Los libros son, básicamente, el gran problema del peso.

      Personalmente la única utilidad que tiene para mí el libro es la colección de ejercicios que trae detrás y, para eso, genero PDFs con la batería de ejercicios que considero más interesante para cada unidad.

      El libro, como tal, no tiene utilidad: con un documento compartido en Google Docs (a ser posible elaborado por el alumnado) y enlazando vídeos “curados” a los contenidos más complejos de la unidad hay más que suficiente 🤔

      Me gusta

      1. No creo que las partes interesadas estén por la labor. Quién va a saber mejor que un docente la materia que hay que dar. Pues por eso cambiamos los planes de estudios cada dos o tres años. [/ironic mode off]

        Quizá para alguien que aspire a organizar una escuela tipo Summerhill… Pero mientras existan temarios apropiados y editores complacientes lo veo un poco… lejano.

        Me gusta

        1. Sí que hay intereses detrás de la Educación y los libros de texto pero siempre está en la autonomía de un centro (a pequeña escala mejor hablar del departamento y/o la libertad de cátedra si sólo es un profesor el que quiere mandar por el desagüe el libro en papel) el poder elegir cómo impartir las clases y la docencia (mucho más importante si cabe) 😉

          Me gusta

      2. El problema de no tener un libro y usar Google Docs es que ahora dependeremos de Google y además del proveedor que nos dé conectividad.

        Mi sobrina va a estudiar a la biblioteca de otra universidad con su portátil y yo alucino cuando me dice que necesita estar conectada para poder estudiar y anda buscando wifi por los rincones del local para rescatar sus apuntes y lo que necesite. Esto no es aceptable.

        Hay que buscar otras vías para no desplazar problemas de peso de los libros a estar conectados para ver un video para saber como se hace una derivada, por ejemplo.

        Creo que hay alguna iniciativa para liberar contenidos y que cada uno pueda disponer libremente de esos ejecicios o temario o del libro.

        Me gusta

        1. Sí que existen alternativas de contenidos libres (que incluso se podrían usar y/o mejorar gracias a la comunidad) pero la conexión no es el problema: PDFs o el complemento para contenido off-line de Google Drive evitarían disgustos puntuales 🤔

          Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .