El Gobierno QUIERE OBLIGARME a cambiar el nombre del Blog

Y es que dentro de poco nadie podrá decir que es informático.

Así de fuerte y por toda la cara; al Ministerio de Ciencia e Innovación se le ha ocurrido «innovar» y cargarse de un plumazo todos los esfuerzos de una vida (la mía y la de muchos otros compañer@s) excluyendo la Ingeniería Informática de la lista de los títulos que habilitan para el ejercicio de las diferentes profesiones.

Después de décadas ofreciendo dicha titulación deciden que la informática (con minúsculas) es algo transversal, que no tiene suficiente entidad por si misma y deciden que cualquiera (vale un curso CCC de Moco$oft Access) está capacitado para ejercer la profesión.

Seguir leyendo

Consecuencias de la Huelga

Es curioso, la Huelga del transporte ya comienza a hacer sus extragos: gasolineras sin gasolina, supermercados sin mercancias, agricultores y ganaderos cuya producción se está yendo al traste porque se estropea en origen, …

El Gobierno sigue haciendo oídos sordos y vendiendo que no pasa ni pasará nada puesto que ya cuidan ellos de garantizar que ni falte el suministro ¿? ni afecte a los consumidores finales, o sea, a nosotros, que ya comenzamos a ver estanterías vacías y gasolineras con el cartel de «fuera de servicio» (si lo dice «la tele» será verdad ¿no?).

Por lo menos la Selección española ganó frente a Rusia por lo que de momento (pan y circo) ya tenemos tema de conversación en bares y cafeterías que ayuden a mitigar la preocupación de los españolitos.

Seguir leyendo

Psicosis colectiva en las gasolineras

Salí tranquilamente con mi hija a llenar el depósito del coche ajeno a lo que se me venía encima; la gasolinera pequeña de la vuelta de la esquina estaba ocupada por varios coches por lo que opté por desplazarme a la que se encuentra en las afueras del pueblo pero cual sería mi sorpresa al comprobar (cosa que no había ocurrido antes) que se encontraba abarrotada de vehículos que hacía cola para respostar.

Media hora tardé en poder echar gasolina y me quedé porque no me quedaba más remedio (el depósito estaba próximo a entrar en la reserva y no me gusta apurar tanto); mientras esperaba pacientemente, jugando con Cristina, a que me tocase el turno me preguntaba qué estaría ocurriendo para verme involucrado en una situación así (¿y luego dicen que el gasóleo está caro?).

Seguir leyendo